Image

CUIDADO ALPARGATAS

Vanesa Barceló
Vanesa Barceló

La Alpargata es un calzado de tejidos naturales, como es el yute, esparto, algodón, lona, por esta razón debemos tener en cuenta ciertos cuidados a la hora de su limpieza.

En la Alpargata encontramos varias partes, la Suela que está fabricada de cuerda de yute o esparto que a su vez esta suela está recubierta en su totalidad de caucho para proteger de la humedad y el desgaste el esparto, otra parte que encontramos es la Capellada, que es la parte de lona que cubre el pie.

LIMPIEZA DE LA SUELA

Para proceder a la limpieza de la suela, debemos tener en cuenta el tipo de suciedad que tenemos que limpiar.

  • Polvo: Si encontramos sólo polvo acumulado al final del día en la suela o cuña de esparto de nuestra  Alpargata, la limpiaremos con una toallita de bebé húmeda, “nunca con exceso de humedad”, la pasaremos con suavidad por toda la zona del esparto, de esa manera la limpiaremos sin miedo a dañar el tejido.
  • Barro: Si encontramos barro en la suela o cuña de esparto de nuestra alpargata la limpiaremos, con un sencillo cepillado, con un cepillo de cerdas blandas para no dañar el esparto y siempre en el sentido del trenzado de este, previamente dejaremos siempre secar el barro antes del cepillado.
  • Manchas: Si encontramos alguna mancha más específica en la suela o cuña de esparto de nuestra alpargata, la limpiaremos usando un trapo de algodón blanco humedecido con agua y jabón neutro, insistir en la mancha con cuidado hasta que esta desaparezca, después pasaremos otro trapo sólo humedecido con agua para terminar y dejaremos secar, es muy importante que limpiemos siempre en húmedo, nunca con exceso de agua.

LIMPIEZA DE LA CAPELLADA O LONA

Para proceder a la limpieza de la Capellada o Lona, debemos tener en cuenta el tipo de suciedad que tenemos que limpiar.

  • Polvo: Si encontramos sólo polvo acumulado al final del día en la capellada o lona de nuestra  Alpargata, la limpiaremos con una toallita de bebé húmeda, “nunca con exceso de humedad”, la pasaremos con suavidad por toda la zona de la capellada, de esa manera la limpiaremos sin miedo a dañar el tejido.
  • Manchas: Si encontramos alguna mancha más específica en la Capellada o Lona de nuestra alpargata, la limpiaremos usando un trapo de algodón blanco humedecido con agua y jabón neutro, insistir en la mancha con cuidado hasta que esta desaparezca, después pasaremos otro trapo sólo humedecido con agua para terminar y dejaremos secar, es muy importante que limpiemos siempre en húmedo, nunca con exceso de agua.

CONSERVACIÓN

“Para conservar en perfecto estado nuestras alpargatas o cuñas de esparto, podemos espolvorear polvos de talco con cuidado, sólo en la suela o cuña “ nunca en la lona”, dejar actuar los polvos de talco diez minutos y retirar después de transcurrido este tiempo, con un cepillo de cerdas blandas cepillando suavemente, este proceso es más delicado que los anteriores por el cuidado que debemos tener al espolvorear el talco, para no manchar la capellada con éste.”

PRECAUCIONES

Debemos tener muy en cuenta, que nuestra Alpargata no la usaremos en un día lluvioso, que nunca la lavaremos en la lavadora “bajo ningún concepto”, siguiendo todos estos consejos podremos disfrutar de nuestras alpargatas por más tiempo.

Recuerda, “ QUIEN PISA FUERTE, DEJA HUELLA”